Té verde

El sabor del té verde es suave y delicado. Como todos proviene de la misma planta Camellia sinensis. Justo después de la cosecha se secan las hojas, se enrollan y se aplica calor, con el fin de evitar el proceso de oxidación.
El té verde al no estar fermentado conserva intactos los componentes vitamínicos, antioxidantes y medicinales existentes en las hojas.